TuWeb
Mis aficiones
Iglesia Pentecostal Unida De Chepén
Álbum de Fotos
Mi currículum
Mi currículum sin experiencia
Mis enlaces
Mis enlaces nuevo
 
Iglesia Pentecostal Unida De Chepén

¿LOS PENTECOSTALES?

La Palabra "Pentecostal" es un derivado nominal de la palabra "Pentecostés", que se halla en la Biblia en pasajes como Hechos 2:1; 20:16 y 1 Corintios 16:8. La palabra "Pentecostés" en el Hebreo quiere decir "cincuenta". Se le llamaba "Pentecostés" a una de las fiestas que celebraba el pueblo de Israel. Era una fiesta de agradecimiento a Dios. Se le llamaba "Pentecostés" porque era justamente cincuenta días después de la Pascua (Levíticos 23:15). Pero, en el Nuevo Testamento, esta palabra cobra valor puesto que fue en el Día de Pentecostés cuando Dios por primera vez derramó su Espíritu Santo sobre los creyentes (Hechos 2).

¡Es así como en el Día de "Pentecostés" nació la Iglesia!

La palabra "Pentecostal" es un título que se ha destacado últimamente. Esta renovación de la experiencia Pentecostal ha provocado muchas preguntas, como: ¿Qué ocurrió en Jerusalén en el Día de Pentecostés? Cuando se derramo el Espíritu Santo? los que lo presenciaron preguntaron, "¿Qué quiere decir esto?" Por lo tanto, no debe extrañar que personas hoy en día hagan preguntas como: ¿Quiénes son los pentecostales? ¿Cuál es su creencia y práctica?

El término "Pentecostal" es descriptivo de aquellos que afirman haber tenido la experiencia de recibir El Espíritu Santo como lo recibieron los primeros discípulos en el Día de Pentecostés. El hecho de que Dios derramará de Su Espíritu por primera vez en la fiesta judía de Pentecostés es la razón por la cual se asocia tal término con esa experiencia. No hay ningún otro significado.

Decir: "Soy Pentecostal" es decir: "me identifico con lo que ocurrió en el Día de Pentecostés. Creo y tengo la misma experiencia del Espíritu Santo como lo recibieron los apóstoles en ese día.
La experiencia de Pentecostés es algo que Dios quiere darle a todo aquel que cree en El. Todos los verdaderos pentecostales creen que cuando alguien recibe el bautismo del Espíritu Santo hablará en lenguas (un lenguaje hasta entonces desconocido), como el Espíritu le dé que hable.

Sin embargo, hablar en lenguas no es la única evidencia o señal, sino que es la primera, la inicial. La recepción del Espíritu Santo es simplemente Dios entrando a morar en la vida del creyente para acompañarlo en su anhelo de obedecer todo lo que Dios manda.
Recibir el Espíritu Santo es el comienzo de una vida de testimonio y servicio para Dios.

La creencia y práctica de los Pentecostales la hallamos descrita concisa, pero adecuadamente, en el capítulo 2 del Libro de los Hechos. La Palabra de Dios es la base de todas sus creencias. Predican lo que dice toda la Biblia, "usando bien la palabra de verdad". Es lo que se llama "todo el Evangelio".

Examinemos brevemente, las creencias de los Pentecostales, como se halla en Hechos capítulo 2:

"Recibieron su palabra". La Palabra de Dios era la norma de creencia y práctica, por lo tanto, para los Pentecostales de hoy, la Palabra de Dios es la última autoridad.

"Perseveraban en la doctrina de los apóstoles". La fe de los apóstoles era la fe de todos, Tenían una fe "igualmente preciosa" y esta igualdad doctrinal los unía para ser efectivos en la propagación del Evangelio, las buenas nuevas de salvación.
Así que, los Pentecostales son definitivamente apostólicos en su doctrina y creencia.

"Perseveraban... en las oraciones". La oración, adoración y alabanza a Dios era característica de los primeros creyentes. Siempre acudían a la oración para la solución de sus problemas y para poder enfrentarse a las dificultades. Cuando Dios contestaba sus oraciones siempre le alababan. La libertad de adoración Pentecostal es su marca distintiva y a la vez algo que atrae a muchos simpatizantes.

El plan de salvación también han quedó plasmado en el capítulo 2 de los Hechos:
Pedro les dijo: Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hechos 2:38).

Todo verdadero Pentecostal no solo debe creer en la recepción del Espíritu Santo como en el Día de Pentecostés, sino también bautizar en el nombre de Jesucristo, como en el Día de Pentecostés.

Creía en un solo Dios. También fue en el Día de Pentecostés cuando se proclamó el Señorío de Jesucristo, cuando Pedro declaró: "Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor, y Cristo".

Los Pentecostales están "edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo" Efesios 2:20.


Foto
Foto
Foto

Nuestra Iglesia

En la Iglesia Pentecostal Unida somos una familia donde el amor y la misericordia son las bases principales. No tenemos distinción de razas, lenguas ni posiciones económicas, todos somos iguales a los ojos de Dios y a los ojos de la Iglesia Pentecostal Unida.
Estamos dedicados a fortalecer las familias, extender nuestros brazos a la juventud y esforzarnos en la niñez.
Todos son importantes y cada uno forma parte de un gran y dinámico grupo de interacción.
Servimos a Dios con alegría de corazón y a los hombres con humildad.
Somos una familia, una gran familia de Dios!


La Iglesia Pentecostal Unida es:
Un lugar de companerismo cristiano, donde consideramos a los miembros como una verdadera familia de Dios.
Un lugar donde no hacemos distinción de razas, lenguas o culturas.
Un lugar de aprendizaje de la Biblia para nuestra salvación.
Un lugar de alabanza y adoración a Dios.
Un lugar de oración por los enfermos y necesitados.
Un lugar de servicio hacia nuestro prójimo.
Un lugar de visión donde nuestra meta es alcanzar la vida eterna.
La razón principal por la cual nos reunimos, es para poner toda nuestra atención en Dios sabiendo que en el cielo hay un lugar para nosotros. (Juan 14:2).

Sientase en libertad de visitarnos y compartir los diferentes ministerios que tenemos a su disposición. Somos la Iglesia que está “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro Gran Dios y Salvador Jesucristo”. (Tito 2:13).


ESCRÍBEME:
Richard_4188@hotmail.com